Darío Urzay en la Galería Pilar Serra

Construyendo en las ruinas
14 de febrero al 5 de abril de 2014

En 2003 Darío Urzay expuso por primera vez en la Galería Pilar Serra una treintena de pinturas sobre papel, la serie Ae-mol, que mostraban su preocupación por la hibridación de procesos y conceptos, explorando nuevas posibilidades de codificar pictóricamente, alternando procesos digitales de estampación con pintura diluida y estratificada, dando lugar a imágenes que podían sugerir estructuras moleculares, a este respecto el artista decía : “

Me interesan mucho las imágenes científicas, pero me apodero de ellas desde fuera, el mío no puede ser nunca un punto de vista científico, sino el de un creador visual. Yo no intento reproducir ninguna imagen científica en mis obras. Cuando estoy creando surgen imágenes que pueden sugerir algo el mundo de la ciencia, de la biología, imágenes que parecen sacadas de un atlas de histología, pero eso que aflora es, en realidad, un reflejo que surge del subconsciente. Tenemos en la memoria un archivo de imágenes tecnológicas o científicas, que hemos ido acumulando a base de haber visto documentales, fotos de revistas, etc.”


Cuatro años más tarde la galería expuso un proyecto realizado a partir de una acción sobre el paisaje de La Rioja, que llevó a cabo mediante vídeos, esculturas, fotografías y dibujos que mostraron su interés por la superposición y elaboración de procesos, conceptos, técnicas y procedimientos plásticos para una pintura expandida en esta ocasión sobre la geografía y la topografía. Técnicamente innovador, combina la pintura sin pincel, la fotografía y las distorsiones digitales, su actitud ante la pintura es experimental, sus cuadros no son los lugares de la representación, sino el territorio donde actúa la pintura, en sus obras suele dispersar y disolver barnices transparentes, dando a la superficie una capa de resina con la que consigue un acabado brillante que provoca una actitud muy interactiva en el espectador.

En Phaistos (2011) parte de imágenes y datos originales recopilados por él de lo que queda de esta ciudad cretense, y los introduce en el ordenador donde, procesados a través de algoritmos y programas especializados, provocan resultados que posteriormente serán reformulados creando un mundo paralelo, una realidad hipotética en una particular reinterpretación de la ruina, que presenta de una forma indisoluble naturaleza y construcción. Estas pinturas anteriores estaban basadas en un referente cultural, cuya estructura como objeto-edificio pertenecía al pasado ( y sólo existe la posibilidad de imaginarlo ) y como objeto-ruina pertenece al presente. A través de Phaistos sigue explorando las múltiples facetas de los elementos construidos, y en lo que hasta ahora es su última serie de pinturas, en la exposición que ahora se inaugura Construyendo en las ruinas su mundo cotidiano aparece en ese juego por promover contradicciones y duplicar significados.

Mediante pigmentos y resinas comienza interactuando con los pequeños bloques de plástico, los disuelve, los funde con la pintura el resultado de la operación es cambiando de escala al ser trasvasado fotográficamente al soporte pictórico. Podríamos decir que las pinturas se originan en el espacio de los eventos reales y se continúan en un espacio de eventos imaginables. El punto de partida se produce en la maqueta de una estructura, que va a sufrir el devenir del tiempo, y que a través de un cambio de dimensión, va a ir construyendo una imagen como metáfora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario