NACHO CRIADO EN EL PALACIO DE VELÁZQUEZ Y EL PALACIO DE CRISTAL

NACHO CRIADO EN EL PALACIO DE VELÁZQUEZ Y EL PALACIO DE CRISTAL
"Agentes colaboradores"
Museo Reina Sofía
Del 4 de mayo al 1 de octubre de 2012



El Museo Reina Sofía ha organizado la primera retrospectiva que se realiza sobre el artista jienense Nacho Criado (Mengíbar, 1943 – Madrid, 2010), ganador del Premio Nacional de Artes Plásticas en 2009, tras su temprana desaparición un año después. Para este proyecto, el Museo ha destinado las dos sedes que tiene en el Parque del Retiro de Madrid (Palacio de Velázquez y Palacio de Cristal)


Bajo el título  Agentes colaboradores, se presenta una  completa antológica que engloba cuatro décadas de trabajo de un artista que, durante ese tiempo, utilizó una gran variedad de medios (instalación, escultura, fotografía, vídeo, arquitectura) para reflexionar acerca de conceptos como el tiempo y el devenir, el contraste entre la idea y la materia, el destino de la obra de arte dentro de una dialéctica de construcción y destrucción, o el sentido de la ruina y el desecho.  

El Palacio de Velázquez ofrece una amplia visión de la trayectoria de Nacho Criado a través de 80 obras, entre las que se incluyen desde sus iniciales y sencillas producciones en madera, hasta sus monumentales y características esculturas de hierro y cristal. Además, en este espacio se mostrarán otras obras de diferente naturaleza, como fotografías, maquetas, dibujos o material audiovisual.  

El Palacio de Cristal ha sido ya sede de la obra de este artista en dos ocasiones. La primera, en 1977, en la que Criado entraba en un juego paradójico entre los conceptos de autoría y anonimato, de naturaleza y arquitectura. En 1991, más de una década después, y con el título  Piezas de agua y cristal, Nacho Criado presentó un nuevo conjunto de trabajos especialmente producidos para este Palacio. Ahora,  Agentes colaboradores reproducirá esta segunda exposición de Criado en el mismo espacio que hace casi veinte años.  


Los “agentes colaboradores” de Nacho Criado 


El título de esta muestra hace referencia a la denominación que el propio Criado realizaba de aquellos “elementos naturales de acción lenta e imperceptible, como las termitas que atacan la madera, los hongos que se reproducen sobre superficies de cristal, los elementos atmosféricos, o el tiempo, en su sentido más literal y físico”, aclara Manuel Borja-Villel, director del Museo Reina Sofía. El artista buscaba siempre la mínima incidencia del autor en la producción de su obra, un hecho que permitiría que estos “agentes colaboradores” fueran los encargados de completarla. De esta manera, sus piezas se mantendrían como un elemento vivo; finito como objeto, pero inacabado en cuanto obra de arte.  


En muchas ocasiones estas piezas han sido definidas como minimalistas”, pero el artista renunciaba a las etiquetas formales. “No son piezas minimalistas, son  piezas procesuales –aclaraba Nacho Criado, en 2009, en una conversación con el galerista y comisario Miguel Copón grabada en la Universidad Politècnica de Valencia-. En la madera, que contiene partes afectadas por los termes, he seleccionado dichas superficies y he hecho una intervención mínima, no minimalista, sino más bien, diría yo, reduccionista, y más procedente de ámbitos como puede ser el arte constructivista. Con eso se llega a una síntesis formal, un poco extrema, donde he dejado ese residuo de la 
madera afectada por los termes, y he dejado que la pieza quede en un estado inerte durante años, para que los termes vayan configurando esas obras.” 


La figura de Nacho Criado, como artista, difícilmente se puede adscribir a ningún movimiento o tendencia. De hecho, él mismo declaró, en diversas ocasiones, su voluntad de mantenerse al margen, de actuar desde una absoluta libertad de pensamiento y de creación. Para Manuel Borja-Villel, “Criado ocupa un espacio primordial en la definición y consolidación del temprano arte experimental español. Bebió de la reacción antimoderna y política del arte povera, como también de otras de las fuentes que representaron una reacción a la aporía expansiva del minimalismo”, comenta el director del Museo Reina Sofía.  

El trabajo de este artista también forma parte de los fondos permanentes del Museo y varias de sus obras se han incluido en la reciente presentación del tercer tramo de la colección del Museo, De la revuelta a la posmodernidad (1962-1982).







No hay comentarios:

Publicar un comentario