JUAN USLE EN LA GALERÍA SOLEDAD LORENZO

JUAN USLE EN LA GALERÍA SOLEDAD LORENZO
"High Noon"
Galería Soledad Lorenzo
 Del 24 de Mayo al 24 de Junio

Juan Usle

El próximo jueves 24 de mayo, la galería Soledad Lorenzo presenta la exposición titulada High Noon del artista cántabro Juan Uslé (1954) residente en NY desde 1987. Está compuesta por un total de 15 pinturas pertenecientes a tres de las varias familias pictóricas de Uslé: Soñé que revelabas (3), Nemaste (8) y Rizomas-Manthis (4). Han sido realizadas entre los años 2010 y 2012. 

Esta es su 10º décima individual en este espacio de Orfila 5 y como dice el artista: “Esta muestra tiene un significado muy especial para mí, con ella se cierra un ciclo y por ello la he planteado sin especulaciones, como una especie de homenaje. Nunca había expuesto tantos formatos grandes juntos aquí”.


Conocido internacionalmente como uno de los más singulares representantes de la llamada “Nueva abstracción”, Uslé no ha dejado de indagar con intensidad, ironía y atrevimiento, sobre las posibilidades y paradigmas de la pintura. En las obras que presentamos en la exposición lo hace desde premisas y tiempos bien distintos: 

- Así, sus pinturas grandes negras, de la familia “Soñé que revelabas” parecen remitirnos con insistencia casi monacal y obsesiva a la idea de repetición consciente y a su vez a la de su imposibilidad. Tanto como al vacío, sensación que parece habitar y desprenderse también de estas obras. “Las comienzo como un ejercicio, una oración, algo moroso y coordinado, trato de seguir el pulso, sin pretender imagen alguna, sólo sintiendo el latido y dejándome llevar hasta que el bombear de la sangre mueva las pinceladas que se representan entrecortadas, según la duración, sucesivas y ordenadas a modo de renglones, más o menos regulares, según el ritmo y la velocidad del pulso”.

En palabras de Guillermo Solana: “Uslé ha construido su propia cámara anecoica para auscultar el silencio en pintura” … “responde a una necesidad de vaciarse, a un deseo de “amnesia”, como dice Uslé. Son pinturas que parecen realizadas en estado de sonambulismo o de trance hipnótico” 

- Por contra, las obras pequeñas, de formatos uniformes pero de espíritu y sintaxis completamente diferenciados, son parte del grupo que Uslé denomina “Nemaste” y reflejan la voluntad de ser completamente diferentes entre sí. En ellas Uslé trata de ser fiel a dos intenciones, una: el deseo de abrir el abanico del lenguaje y extender las posibilidades sintácticas de la pintura, y otra: respetar en cada caso la diferencia, la idiosincrasia específica de cada obra, propiciando su propia, su única voz. Aprendiendo a escuchar. “Siempre estamos solos” parece susurrarnos desde el fondo de alguna de estas obras la voz de El Capitan Nemo, otro “alter ego” de Uslé, que tantas veces usurpó su posición, o le ayudó a tomar mejores distancias. 

- Por último, los espacios más complejos, rizomáticos, tramados siempre en pugna, de las pinturas tituladas “Manthis”, situadas en la primera sala, se nos muestran casi laberínticas y en desplazamiento. La colorística trama inicial del fondo, de aparente solidez arquitectónica, deviene progresivamente en membrana, al ser serpenteada, inundada en casos, por voces y sintaxis completamente ajenas a su propia configuración inicial. Desde esta difícil “simbiosis” aparecen, en nuestra mirada, nuevas zonas y fragmentos, formas o elementos de carácter más sintético, elementos signitos y lineales que recorriendo los espacios, ya multiplicados, parecen finalmente dirigirse con decisión hacia un lugar, cita o encuentro, como un remolino en ciernes, posible generador de nuevas fusiones o escapes. 

En la imagen, inconsolable, de un hombre silueteado, sentado en una roca bajo un enorme árbol también silueteado, en actitud de calma, quizás sonando la armónica, o liando un cigarrillo, quizás hablando por el móvil, reconocemos no sólo la imagen de entrada al film que da nombre a la exposición, sino también el silencio, la calma y el vacío, eso a lo que nos acerca el tiempo propio de la pintura, especialmente a los “Sóné que revelabas”; eso que esperamos siempre encontrar en nuestros procesos, tanto en el estudio como en la vida: La soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario