JULIO VAQUERO EN LA GALERÍA FÚCARES

JULIO VAQUERO EN LA GALERÍA FÚCARES
" El final de las apariencias"
Galería Fúcares
Del 25 de abril al 2 de junio de 2012


Vista de la instalación



Es el proyecto más ambicioso que el artista ha desarrollado hasta ahora y comprende un ciclo creativo de cinco años que se origina a partir de una magnífica instalación que se pudo ver en el Espai Anella, del centro Arts Santa Mònica, durante el pasado 20011. Los dibujos que se presentan están hechos a partir de la citada instalación y forman con ella un conjunto completo y coherente, Vaquero siempre ha pintado desde la realidad pero, por primera vez, la realidad en que se basa es a la vez su obra, es decir la instalación. Poder disfrutar de su dibujo, y a la vez de parte de esa instalación que es el origen, es una ocasión excepcional.
La exposición acoge una serie de obras realizadas en lápiz graso y aguada sobre papel vegetal, de medio y gran formato, en las que se aprecia la destreza y calidad artística de este artista. Sus trabajos están basados en el estudio del natural y la preocupación por la contemplación de la forma, detenidos a medio camino entre los dibujos de taller y los dibujos finales. Para incidir en esta idea, están resueltos con cierta ligereza, también en las partes aparentemente más acabadas. Los objetos reales que antes eran el modelo de sus obras, han dado paso a la creación de una instalación de esculturas que ha realizado con pintura seca, resina, fibra de vidrio y alquitrán. Objetos virtuales que también aparecen en sus dibujos alterando la jerarquía de la composición y dotando al espacio de una cierta ambigüedad.
 
En su trabajo, pueden diferenciarse dos grupos: uno en el que el estudio de la luz nos aproxima a la realidad óptica y otro en el que las formas y los objetos repartidos con cierto desorden, inciden en la dualidad entre el espacio plano y el tridimensional. Esta transferencia entre lo virtual y lo real nos ofrece una nueva noción de realismo a sus obras que conducen el ojo del espectador al estadio que precede a la visión, capturando en primer lugar la atmósfera para descubrir después del detalle de la forma.
 

Julio Vaquero nos describe el proceso que ha seguido el ciclo creativo de “El final de las apariencias”:
 
En el año 2005, después de un largo período de estudio dibujando y pintando espacios concretos, comencé a cuestionarme la necesidad de la representación. En un entorno en el que la imagen lo invade todo, necesitaba encontrar fórmulas que escaparan al tradicional modo de mirar la naturaleza como un modelo y la convirtieran más bien en un territorio para la experimentación.
 
Comencé a alterar la manera de representar el espacio y también los propios objetos para volverlos más abstractos e independientes. En esa época pinté La noche de los animales eléctricos (en la Colección Copisa), una composición en la que un conjunto de muebles y objetos tecnológicos en un espacio indeterminado aparecen bañados por una luz eléctrica, que les otorga algo así como una pulsión de la que emanan símbolos y letras" [1]

No hay comentarios:

Publicar un comentario