PEDRO MADUEÑO EN CAIXAFORUM BARCELONA

PEDRO MADUEÑO EN CAIXAFORUM BARCELONA
"Retratos periodísticos, 1977-2012"
CaixaForum Barcelona
Del 27 de marzo al 24 de junio de 2012

Miquel Martí i Pol, escritor. Roda de Ter (Barcelona), 1994 © Pedro Madueño. 


En esta ocasión, la Obra Social ”la Caixa” presenta Pedro Madueño. Retratos periodísticos, 1977-2012, la primera retrospectiva de uno de los fotoperiodistas catalanes en activo más destacados de su generación. Pedro Madueño se convierte hoy en testimonio excepcional de tres décadas de fotoperiodismo.

Hace treinta y cinco años que Madueño está vinculado a la fotografía de prensa, y la mayor parte de su carrera profesional la ha desarrollado en el diario La Vanguardia. Ha sido profesor asociado de la Escola de Fotografia de la Fundació Politècnica de Catalunya y de la Universitat Pompeu Fabra. Actualmente imparte clases de posgrado en la Universitat Autònoma de Barcelona. Sus trabajos le han valido siete premios FotoPres —que otorga la Obra Social ”la Caixa”—, un Laus de Oro de Fotografía, el Premio Godó de Fotoperiodismo, un Award of Excellence de la Society for Newspaper Design (SND) y el de la Fundació Vila Casas de Fotografía.

Pedro Madueño. Retratos periodísticos, 1977-2012 hace un repaso por su trayectoria profesional, primero en el diario Tele/eXpres, donde entró a trabajar en 1977, con solo 16 años, y, a partir de 1983, en La Vanguardia. La muestra reúne unos cincuenta retratos, que van desde los primeros trabajos hasta hoy día, y que nos muestran cómo Madueño ha consolidado un estilo reconocible y único en el retrato periodístico.


José Hierro, escritor. Barcelona, 2000 © Pedro Madueño
Aunque su trabajo como fotógrafo de prensa va ligado a la actualidad y la inmediatez, Madueño ha tenido la habilidad de hacer fotografías que iban más allá de un lugar determinado y un cierto momento, ha buscado lo que la fotografía puede tener de más perdurable y ha hecho retratos que se acercan al retrato definitivo. Por ejemplo, en la gran fotografía de cuerpo entero de Joan Brossa con pantalones cortos, el escorzo de Miquel Martí i Pol o los primeros planos, contundentes, de José Hierro o de Juan Marsé. Con algunos escritores, como Joan de Sagarra y Quim Monzó, ha establecido una relación de complicidad que le ha permitido acceder a su intimidad y participar en la construcción de su imagen pública.

La muestra también permite captar cómo Madueño ha sido capaz de construir series de fotografías que, pese a estar ligadas a la actualidad del momento y separadas por años de diferencia, mantienen una constante. Es el caso de la serie formada por las imágenes de Baltasar Porcel, Robert Saladrigas, Eduardo Mendoza, Rafael Sánchez Ferlosio, Juan Goytisolo y Terenci Moix.

Uno de los temas que Madueño ha desarrollado con más instinto fotográfico durante su carrera ha sido el retrato del escritor de gira, en la habitación de hotel. El fotógrafo ha convertido el ambiente impersonal de la estancia en el teatro de una representación privada. Es el caso de los retratos de John Irving, Joyce Carol Oates, Arundhati Roy y Salman Rushdie.



John Irving, escritor. Barcelona, 2010 © Pedro Madueño

En sus grandes retratos, Madueño se fija en el rostro para desentrañar el carácter de la persona. En las fotografías hay siempre un juego de luces y sombras que enmarcan al protagonista, y unos elementos muy sencillos —una ventana con una cortina, un cristal, un sofá, una persiana, una cama de hotel—para describir un ambiente provisional.

El otro ámbito en el que la aportación de Madueño ha sido decisiva es el retrato de políticos. La personalidad del retratado va ligada a una actitud, en un momento y un entorno concretos, que adquiere un valor simbólico. Jordi Pujol manda, Felipe González se despide del poder, Baltasar Garzón resiste, el Rey se muestra huidizo pero al mismo tiempo parece que vigila.

La tercera parte de la exposición reúne fotografías de gente del mundo del arte, el espectáculo y la fotografía. Madueño ha concebido los retratos a fotógrafos como un homenaje a sus maestros: la elegancia y la sofisticación de Leopoldo Pomés, la pose excéntrica de Carlos Pérez de Rozas, la pasión por la fotografía de Francesc Català-Roca.

Y, finalmente, se exhiben retratos de los artistas con los que Madueño ha establecido una relación más estrecha: Joan-Pere Viladecans, Antoni Pitxot, Jaume Plensa y, por encima de todos, Antoni Tàpies, fijado en una foto rotunda, uno de aquellos retratos esenciales de Pedro Madueño que irán unidos para siempre al personaje, a quien ha conseguido desnudar con su fotografía.

Antoni Tàpies, artista. Barcelona, 2009 © Pedro Madueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario