DAVID HOCKNEY EN EL MUSEO GUGGENHEIM BILBAO

DAVID HOCKNEY EN EL MUSEO GUGGENHEIM BILBAO
Museo Guggenheim Bilbao
Del 15 de mayo al 30 de septiembre de 2012

Tala de invierno (Winter Timber), 2009Óleo sobre quince lienzos 
274,3 x 609,6 cm (91,4 x 121,9 cm, cada uno)
Colección particular
© David Hockney
Foto: Jonathan Wilkinson


Organizada por la Royal Academy of Arts en colaboración con el Museo Guggenheim Bilbao y el Museum Ludwig de Colonia, David Hockney: una visión más amplia es la primera gran muestra dedicada en España a celebrar el relevante papel que el paisaje desempeña en la trayectoria de este artista, considerado en la actualidad como el pintor británico en activo más importante.

Intensos paisajes inspirados en Yorkshire, su condado natal, realizados a partir del año 2004, componen el núcleo de esta muestra que, con el patrocinio de Iberdrola, reúne a lo largo de la segunda planta del Museo cerca de 190 trabajos —pinturas al óleo, carboncillos, dibujos realizados con iPad, cuadernos de bocetos y vídeos digitales—, la mayoría de ellos llevados a cabo en los últimos ocho años. La exposición ofrece una visión única del universo creativo de David Hockney y evidencia, tanto su gran capacidad para representar la naturaleza a través de diferentes técnicas, como su relación emocional con el paisaje de su juventud.

La exposición también ilustra hasta qué punto la representación del entorno natural ha estado presente a lo largo de toda la carrera del artista, incluso cuando otros motivos centraban su producción. Una selección de trabajos, desde 1956 —durante sus días de estudiante en Bradford—, hasta 1998, contextualiza sus últimos paisajes, y nos revela la temprana preocupación de Hockney por la representación del espacio, el uso del color y el tratamiento de la perspectiva para reflejar el mundo natural.

Así, una de las grandes salas con forma de pétalo diseñadas por Frank Gehry acoge obras tempranas de Hockney, provenientes de diferentes colecciones internacionales públicas y privadas, realizadas por el artista a finales de los años años cincuenta, cuando aún era de estudiante, así como en los años sesenta, como Huida a Italia – Paisaje suizo (Flight into Italy – Swiss Landscape, 1962), una estilizada representación de las cimas alpinas. Junto a ellas se exhiben dos de sus famosos collages fotográficos de los ochenta como El Gran Cañón mirando al norte, septiembre de 1982 (Grand Canyon Looking North, Sept. 1982) y La autopista de Pearblossom, 11–18 de abril de 1986 n.º 1 (Pearblossom Highway, 11–18 April 1986 #1), una obra donde una carretera guía al observador hacia el cuadro, poniendo de relieve la experimentación de Hockney en torno a la perspectiva y a la representación del espacio pictórico en el Cubismo.

La autopista de Pearblossom, 11-18 de abril de 1986 nº 1
(Pearblossom Highway, 11-18 April 1986 #1
collage fotográfico
119,4 x 163,8 cm
The J. Paul Getty Museum, Los Ángeles
Donación de David Hockney
   © David Hockney

En este mismo espacio de paredes curvilíneas lucen sus dos pinturas del Gran Cañón, realizadas en el año 1998, entre las que se encuentra el espectacular paisaje de más de siete metros de largo Un Gran Cañón más próximo (A Closer Grand Canyon, 1998). Del mismo año es Garrowby Hill, 1998, una obra creada de memoria en su estudio a partir de la evocación tras su vuelta a Yorkshire en el año 1997 para pasar tiempo junto a su amigo Jonathan Silver, que se encontraba en fase terminal de una enfermedad, y que siempre le había apoyado en su carrera. En el camino entre la casa de su madre y el lecho de muerte de su amigo en la localidad de Wetherby, el artista se rencuentra de nuevo con los paisajes de su juventud, y empieza a sentir por ellos un profundo interés y un gran afecto por sus elementos característicos. 

Paisajes recientes
A lo largo de las salas clásicas del Museo, punto de arranque del recorrido por la exposición, se exhiben seis conjuntos de obras, creados entre 2005 y 2009, que revelan la profunda curiosidad y la energía de Hockney a la hora de valerse de las distintas posibilidades de representar el paisaje, tanto cuando pinta del natural como cuando utiliza sus recuerdos y su imaginación en el estudio. Como el propio artista afirma “vemos psicológicamente” a través del filtro de nuestros recuerdos personales. 

La primera sala acoge una amplia serie de óleos y acuarelas de pequeño formato creadas por el artista en los años 2004 y 2005 del natural, tras la publicación en 2001 de El conocimiento secreto: el redescubrimiento de las técnicas perdidas de los grandes maestros, una publicación que recogía su hipótesis de la enorme influencia que la visión a través de la cámara tuvo en la pintura desde el siglo XV. 

Cuando volvió a la pintura tras este período de investigación, Hockney rechazó la influencia de la cámara deliberadamente y salió al campo para pintar directamente lo que veía. Fue un período extraordinariamente prolífico en el que el artista captó numerosas escenas de los paisajes de Yorkshire como Sendero en el trigal, julio (Path Through Wheat Field July, 2005), Vista de Woldgate, 27 de julio de 2005 (Woldgate, 27 July 2005) o Valle de Fridaythorpe, agosto de 2005 (Fridaythorpe Valley, August 2005), que pueden contemplarse en esta primera sala.

El compromiso emocional del artista con el pasaje de su niñez y juventud queda también patente en las series de obras El bosque de Woldgate (The Woldgate Woods) y Árboles de Thixendale (Thixendale Trees), creadas entre los años 2006 y 2008, y expuestas en la segunda sala clásica del Museo. En ambos grupos de obras, Hockney emplea la disciplina del trabajo en el contexto de una serie y, al hacerlo, centra su atención en las condiciones cambiantes del paisaje y en las sutiles modulaciones de la luz.

La última sala nos muestra una representación del ciclo de la naturaleza al completo, por medio de una serie de obras creadas por Hockney, tanto del natural y de memoria, como en el estudio a partir de su imaginación: desde el grupo llamado El espino en flor (Hawthorn Blossom), donde anticipa la llegada de la primavera por medio del florecimiento del espino blanco, hasta la serie Árboles y tótems (Trees and Totems), en la que obras como Tala de invierno (Winter Timber, 2009), de más de 6 metros de ancho, muestran a los árboles ya talados, sin vida.

La llegada de la primavera
Dominando una de las enormes e irregulares salas del Museo se despliega la monumental La llegada de la primavera en Woldgate, East Yorkshire en 2011 (dos mil once) [The Arrival of Spring in Woldgate, East Yorkshire in 2011 (Twenty-Eleven)] ante la cual el observador siente cómo la emoción de esta estación se expande a su alrededor. Este glorioso homenaje a la naturaleza es una instalación compuesta por una gran pintura de 32 lienzos rodeada por 51 dibujos realizados con iPad e impresos sobre papel que registran la transición desde el inverno hasta el final de la primavera en un pequeño sendero de East Yorkshire, y en la cual se puede apreciar la experiencia de Hockney en el diseño de escenografías para ópera.

 La llegada de la primavera en Woldgate,
 East Yokshire, en 2011
  -12 de abril, nº1Dibujo creado con iPad e impreso sobre papel
144,1 x 108 cm
Cortesía del artista
© David Hockney

El sermón de la montaña
Desde paredes de curvilíneas de otro de los más imponentes espacios del Museo, envuelve al 
espectador el deslumbrante óleo de más de siete metros de largo titulado Un mensaje más amplio (A Bigger Message, 2010). En diciembre de 2009, durante una visita a The Frick Colección en Nueva York, Hockney se sintió atraído por la obra El sermón de la montaña, pintada en el año 1656 por el artista francés Claude Lorrain. La fascinación que siente por este trabajo no estriba tanto en la escena bíblica que retrata, sino en efecto espacial que su creador consigue.

Posteriormente, el artista realizó una transcripción de aquella pintura a tamaño real y, después, una serie de estudios, algunos muy fieles al original y otros más estilizados. El proyecto culminó en el óleo sobre 30 lienzos titulado Un mensaje más amplio. Aunque mucho mayor que el original, esta obraconserva la composición de la de Lorrain, pero, al aplicar su propia técnica, Hockney transforma el tema en una pieza monumental, que trata del artificio existente en la representación del espacio. 

El mismo interés en la captación del paisaje sublime que encontró Hockney en la obra de Claude Lorrain también ha incitado al artista a tomar el Parque Nacional de Yosemite, en EE. UU. como motivo. Hockney ya conocía esta zona de gran belleza natural, pero solo tras su prolongada concentración en el paisaje de Yorkshire pensó que podría ser un tema apropiado para sus obras mayores. Su habilidad con el iPad le permitió capturar velozmente la teatralidad de la luz y de las condiciones atmosféricas, y adaptar su técnica para poder imprimir esas imágenes, que representan las obras más recientes de la exposición, a mayor tamaño, tal y como se exhiben en este mismo espacio.

Túnel con nieve en invierno, marzo (Winter Tunnel with Snow, March),
2006
Óleo sobre lienzo
91,4 x 121,9 cm
cortesía del artista
© David Hockney
Foto: Richard Schmidt

No hay comentarios:

Publicar un comentario