DELACROIX EN CAIXAFORUM BARCELONA

DELACROIX EN CAIXAFORUM BARCELONA
CaixaForum Barcelona
Del 15 de febrero al 20 de mayo de 2012

Eugène Delacroix. Autorretrato con chalecho verde, 1837, óleo sobre lienzo, 65 x 54,5 cm. Musée du Louvre. © 2010 Musée du Louvre / Angèle Dequier

La exposición supone la culminación del acuerdo de colaboración entre la Obra Social ”la Caixa” y el Museo del Louvre, suscrito en el año 2009. Este acuerdo, que ha permitido intensificar una relación ya de por sí de entendimiento histórico entre ambas instituciones, tiene como objetivo la organización conjunta de diferentes proyectos expositivos en los centros culturales de la Obra Social ”la Caixa”, así como el préstamo de obras por parte del Museo del Louvre y el comisariado a cargo de especialistas del museo parisino.

El acuerdo con el Museo del Louvre se enmarca en la política iniciada por la Obra Social ”la Caixa” de establecer alianzas estratégicas con grandes instituciones del ámbito cultural, como dicho museo francés, el Museo del Prado o el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona.




Diálogo entre Delacroix y Goya para el décimo aniversario de CaixaForum

La inauguración de Delacroix (1798-1863) marca el inicio de los actos de celebración del décimo aniversario del Centro Cultural y Social de la Obra Social ”la Caixa” en Barcelona.

La exposición convivirá a partir del 16 de marzo con otra amplia retrospectiva sobre Francisco de Goya a partir de los fondos que atesora el Museo del Prado. De este modo se relacionarán estas dos figuras, precursoras innegables de la modernidad, cuya trayectoria tuvo puntos en común.

Y es que precisamente, con esta exposición, la Obra Social “la Caixa” descubrirá a una nueva generación de espectadores la relación del pintor francés con España. Durante el viaje que realizó a Marruecos en 1832, Eugène Delacroix hizo diversas escalas en España: Algeciras, Cádiz y Sevilla. «Todo Goya palpitaba a mi alrededor», escribió a su amigo Pierret, manifestando su precoz interés por el arte de la península Ibérica. De hecho, Delacroix fue uno de los primeros en Francia en conocer los Caprichos de Goya.

La exposición que hoy presenta la Obra Social ”la Caixa” ahonda en la poderosa influencia que en el arte de Delacroix tuvo la figura de Goya así como también la incidencia que tuvo Delacroix, posteriormente, en el gran maestro español del siglo XX: Pablo Picasso, quien le honró con una serie inspirada en Mujeres de Argel en sus habitaciones.

Complementando las dos exposiciones, la Obra Social "la Caixa" ha preparado un completo programa de actividades complementarias. Entre ellas, el ciclo de conferencias Goya-Delacroix, la revolución del arte moderno en el que a partir de las obra de los dos artistas se analizará su contribución clave a la configuración de la modernidad.

La temporada musical de invierno de CaixaForum Barcelona también estará dedicada a Delacroix, con conciertos de autores coetáneos al artista francés como su amigo Chopin o Listz, y otros a los que admiraba profundamente, caso de Mozart. Las actividades familiares, educativas, para personas mayores, así como las visitas comentadas y la conferencia inaugural a cargo del comisario de la muestra completan la programación especial que ha preparado la entidad.

También, dentro del espacio expositivo, se encuentra el Minilabo, un innovador espacio educativo dirigido al público familiar. Unos grandes dispositivos táctiles invitaran a los visitantes a observar, relacionar, tocar, escuchar, leer y en definitiva, descubrir a Delacroix así como a crear sus propias obras y relatos en torno a la exposición.

Delacroix (1798-1863) reúne más de 130 obras que enseñan las múltiples facetas del genio

La muestra con la que CaixaForum Barcelona rinde homenaje al genial pintor francés se convierte en la más completa jamás organizada desde la gran exposición realizada en París, coincidiendo con el centenario de la muerte del artista, en el año 1963.

Esta gran retrospectiva propone una visión completa de la obra de Delacroix y de su evolución pictórica, recorriendo las diferentes etapas de su producción, desde las primeras obras, que buscan la inspiración en el museo, hasta la etapa de madurez, en la que el artista repite los temas que trabajó anteriormente, con otra perspectiva, poniendo especial énfasis en sus obras de historia, así como en las de inspiración oriental.


Delacroix (1798-1863) reúne más de 130 obras que enseñan las múltiples facetas del genio.

CaixaForum Barcelona acoge algunos de sus óleos más conocidos, como Grecia expirando sobre las ruinas de Missolonghi, uno de los bocetos de La muerte de Sardanápalo o Mujeres de Argel en sus habitaciones, excepcionalmente prestada para la muestra. En torno a esta obra habrá uno de
los platos fuertes de la exposición, gracias a la reunión de todos los grandes lienzos orientalistas ejecutados por el artista a su regreso del viaje a Marruecos.

Junto a estas obras célebres del artista, también se exponen creaciones más desconocidas y se hace especial hincapié en su producción gráfica, que incluye tanto dibujos como grabados.

Además de las obras procedentes del Museo del Louvre, la exposición cuenta con numerosos préstamos de instituciones de todo el mundo —Galería de los Uffizi (Florencia), The National Gallery (Londres), The Metropolitan Museum of Art (Nueva York), Musée d’Orsay (París), The Art Institute of Chicago, The British Museum (Londres) o el Musée des Beaux-Arts (Burdeos)—, así como de colecciones privadas.

Placer visual y seriedad intelectual han guiado la selección de las obras expuestas, que pretende dar a conocer una nueva interpretación del «romanticismo» de este pintor. Después de la nueva edición del Diario de Delacroix en 2009, esta retrospectiva propone una nueva visión de la producción del artista, basada en los últimos descubrimientos y publicaciones científicas.

Se explora cómo planteó Delacroix la cuestión del tema y de su necesidad, y cómo surgió la idea de una composición basada en su ejecución. Muestra, además, que el pintor francés conocía profundamente la tradición pictórica de los encargos oficiales y de los temas heroicos de la historia y de la religión, y cómo la reinventó antes de confrontarla con la revolución del realismo a partir de mediados del siglo XIX.

No hay comentarios:

Publicar un comentario