3 UNDER 40 (PART II)

3 UNDER 40 (PART II)
Marlborough Barcelona
Del 26 de Enero al 21 de Marzo de 2012

Jorge R. Pombo, Boston - Roma, 2011, Óleo sobre lienzo, 150 x 180 cm


Esta exposición es la segunda parte de un proyecto que ha reunido a seis artistas, tres en cada 
una de las colectivas, menores de cuarenta años, afincados en la península desde hace tiempo, aunque puedan haber nacido en el extranjero, que se sirven de la pintura para desarrollar un discurso sobre el presente, alejándose del auge y las posibilidades que las nuevas tecnologías ofrecen actualmente.   

Javier Martín (Viso del Alcor, Sevilla, 1979) presenta una serie de obras bajo el epígrafe de “Quiosco” en las que a partir de cuentos infantiles ironiza sobre la relación entre narración y pintura, instalando en lo infantil la narración “intelectual” que se le presupone al relato artístico. Escoge la tradición nórdica, principalmente de los hermanos Grimm, para resaltar determinados elementos dispares y contrarios, desde lo más plástico de la pintura – sus recursos, la forma, el color, la textura de la composición – hasta lo temático: los motivos, los símbolos, los temas.  
Con un estilo directo y libre, construye los cuadros como una estructura en la que los fragmentos están aumentados componiendo un ensamblaje de claves que el espectador debe saber discernir para entender la obra.  


Según el propio artista, este cambio en la escala de los elementos sitúa al espectador ante otra 
perspectiva frente a los objetos o motivos representados, y responde a la mirada de un niño. El color, como otra de las grandes características de  su obra, aparece radicalizado, sensual y siniestro, conformando un jeroglífico de signos que responden a una iconografía de carácter muy personal.  

Javier Martín, Hansel y Gretel (Horno), 2009, Óleo y spray sobre lienzo, 195 x 162 cm

Rasmus Nilausen (Copenhague,  1980) realiza una investigación singular centrada en la representación de objetos, que le sirve para establecer una confrontación entre la realidad y la 
ficción. Los motivos que aparecen en sus pinturas son representados frontalmente, como si fueran retratos. El artista confiere dimensiones desproporcionadas a los objetos que parecen desbordarse del cuadro. Tanto el color como la impronta matérica, establecidos a partir de una pincelada original y de fuertes matices, devienen parte importante en su obra.  La mayor parte de las pinturas que presenta Nilausen pertenecen a una serie sobre diamantes famosos en la que incluye representaciones de brillantes tanto históricos como inventados. 
Como punto de partida, el artista crea la Colección Raffke, para dotar a las obras de una compleja trama ficticia en la que la representación del diamante le sirve para desarrollar una reflexión pictórica. Tanto la joya como la obra de arte son objetos de gran valor con similitudes, tales como las cualidades de la luz, de la geometría, o el atributo de pieza única. 

Rasmus Nilausen, The Florentine, 2011, Óleo sobre lienzo, 65 x 54 cm





Jorge R. Pombo (Barcelona, 1973) centra su obra en el entramado urbano establecido a partir de la superposición de dos imágenes que han sido tomadas en alguno de los múltiples viajes que el artista ha realizado. En un mismo espacio, se establecen dos realidades distintas que se mezclan creando un fuerte contraste a partir de la  multiplicidad de elementos que conviven multiplicando la sensación de inquietud y dinamismo de cada una de las ciudades, historias y/o culturas que en ella se desarrollan. Pombo trata de transmitir una cierta idea de confusión, una lucha de contrarios que se complementan y se superponen articulando un espacio ficticio creado a partir de la realidad. Para esta exposición, el artista presenta una serie de pinturas en las que el color deviene parte importante de la obra, como elemento singular y novedoso, influencia establecida a partir de su última etapa  neoyorkina, en la que las primeras vanguardias han impulsado al artista hacia una representación mucho más contrastada y voraz de la realidad.  

En esta exposición, encontramos, de nuevo, una selección de artistas que, si bien no forman parte de un grupo como tal, sí pertenecen a una misma generación, y comparten referentes comunes y una manera de encararse a la pintura a partir de elementos que provienen de la cultura, las experiencias vivenciales y las situaciones que se desarrollan a su alrededor.  Respetando la singularidad de cada uno de ellos, puede decirse, sin embargo, que existe en toda su obra una defensa del formato pictórico y un interés por la pseudo-figuración y los paisajes domésticos con el color como elemento conductor.  

Tal y como ya se hizo patente en la primera parte del proyecto, tampoco se presupone en esta 
exposición una voluntad de descubrir, sino más bien de manifestar y evidenciar que existen jóvenes creadores, afincados en la península, que reflexionan de manera personal sobre la cultura contemporánea y conciben el presente a partir del formato pictórico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario