EXPOSICIONES TEMPORALES DEL MUSEO DE BELLAS ARTES DE ASTURIAS

EXPOSICIONES TEMPORALES DEL MUSEO DE BELLAS ARTES DE ASTURIAS


Jovellanos y su entorno.
Contribución del Museo al segundo centenario de la muerte de don Gaspar Melchor de Jovellanos
Museo de Bellas Artes de Asturias
Del 28 de noviembre de 2011 hasta enero de 2012



Francisco Goya, Gaspar Melchor de Jovellanos en el Arenal de San Lorenzo, hacia 1780-1782, óleo sobre lienzo


La época de Gaspar Melchor de Jovellanos (Gijón, 5 de enero de 1744 – Puerto de Vega, Navia, 28 de noviembre de 1811) y, en general, la Ilustración del siglo XVIII y el primer tercio del XIX, es uno de los periodos estelares de la cultura asturiana (el siglo del Padre Feijoo, el Conde de Campomanes, Agustín Argüelles o Francisco Martínez Marina) y por ello las colecciones referidas al mismo han sido especialmente cuidadas. La exposición que presentamos reúne una selección de 42 obras relacionadas con Jovellanos y su entorno. Algunas de ellas guardan relación directa con el personaje, como el retrato que le hizo Goya en 1780-1782 o el ejemplar delMuseo pictórico y escala óptica, de Antonio Palomino, libro que procede de la biblioteca de don Gaspar. Hay además otros retratos suyos posteriores, tanto pictóricos como escultóricos, incluso en muestras de artes industriales realizados durante el siglo XIX (de Sabino de Medina, Mauricio Tamargo, loza y vidrio esmaltado…).

El propio carácter de la muestra, la naturaleza de las piezas escogidas, lo heterogéneo y disperso de las mismas hacen que la exposición se tenga que organizar a partir de ellas y no desde una concepción global y totalizadora. Así es que exclusivamente con este fondo, misceláneo y facticio se ha procedido a explicar al personaje, algunas de las circunstancias vitales y rasgos de su talla intelectual.

La exposición se ha sistematizado en siete secciones que registran otros tantos apartados de la vida y obra de Jovellanos: I. Iconografía; II. La familia y amigos; III. La nación, el Estado y la política internacional; IV. La Ilustración, el doceañismo y el liberalismo; V. Jovellanos y las Bellas Artes; VI. Asturias entre 1744 y 1811: ciencia, industria y manufacturas, y VII. El jovellanismo: don Julio Somoza.

Como no podía ser de otro modo, la elegante figura de don Gaspar, fijada para siempre en el arenal de San Lorenzo, de su llugarín del alma, abre esta exposición, la cual está ubicada en la Sala del siglo XVIII, planta primera del Palacio de Velarde




Estampas de Goya en el Museo de Bellas Artes de Asturias.
Noviembre- diciembre 2011


“El sueño de la razon produce monstruos” (de la serie de los Caprichos)


La exposición recoge el apasionante universo creativo de Goya, a través de  la muestra de todas las estampas que de este artista conserva el Museo y que reflejan claramente su evolución como creador y grabador: sus primeros tanteos con la técnica en las copias de obras de Velázquez (1778); la serie completa de los Caprichos(1797-1799), una de las más conocidas entre su producción; dos singulares paisajes (1799); y, finalmente, algunos de sus últimos grabados, como los Disparates(1819-1824) y una segunda serie inacabada de Caprichos, editada de manera póstuma y adquirida recientemente por el Museo.
  

Francisco de Goya y Lucientes (Fuentedetodos, Zaragoza, 1746- Burdeos, Francia, 1828) no solo es uno de los grandes pintores de todos los tiempos, sino también uno de los principales maestros de la historia del grabado.

En sus estampas, Goya desarrolló con gran libertad su extraordinaria capacidad de invención y expresión, experimentando con diferentes técnicas en creaciones de “capricho e invención” y enfatizando la crudeza de los mensajes o la crítica feroz a instituciones y personas de su tiempo. Por ello, sus grabados incluían a menudo sátiras violentas contra las injusticias, la corrupción de las costumbres y la ignorancia que imperaba en los distintos estamentos sociales de la España de finales del XVIII y comienzos del XIX. Fueron reflejo público del mundo que le rodeaba, intereses y opiniones, y a través del enorme poder de difusión que tenían las estampas, Goya intentó ejercer con ellas una labor de crítica y regeneración moral.      
                                                                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario