ENTREVISTA AL ARTISTA PEPE MURCIEGO










ENTREVISTA A PEPE MURCIEGO



· Buenos días Pepe, en primer lugar quería pedirte que describieras brevemente en qué consiste tu práctica artística.

Aspiro a ser un indisciplinado artista multidisciplinar.

Dirijo, junto a Diego Ortiz, LA MÁS BELLA un proyecto de acción y experimentación editorial, que, como proyecto principal, edita la revista La Más Bella desde el año 1993.
Además, desde el año 2000 realizo proyectos de performance, bien en solitario, bien con la artista asturiana Roxana Popelka.

· Me atrevo a decir que LA MÁS BELLA es uno de tus proyectos más importantes, ¿cómo surgió la idea?


Si, LA MÁS BELLA ocupa el 80% de mi actividad artística y personal. En los últimos años, se ha convertido en proyecto de "éxito" (no económico, si no de visibilidad) y, aunque estamos muy felices por ello, nos exige un esfuerzo titánico mantenerlo siempre vivo, respondiendo a todas las arterias en las que se ha trasmutado (ediciones, charlas, talleres, eventos, etc.).

Surgió en 1993, cuando tres amigos: Juanjo El Rápido, Diego Ortiz y Pepe Murciego, que habíamos acabado recientemente nuestros estudios de Bellas Artes (Juanjo y Pepe) y Ciencias de la Información (Diego), decidimos poner en marcha un proyecto editorial independiente en el que publicar nuestros trabajos y los trabajos de nuestros amigos y conocidos. El panorama artístico alternativo que conocíamos en aquel Madrid de principios de los 90, después de la frenética actividad de los 80 (que no habíamos vivido directamente), nos parecía mortecino, y teníamos la sensación de que, salvo escasas excepciones (como la revista El Canto de La Tripulación, dirigida por el fotógrafo Alberto García Alix entre los años 1989 y 1998) no existía la revista de arte y creación que andábamos buscando, así que nos atrevimos a hacerla nosotros.


Después, poco a poco, La Más Bella se fue convirtiendo en un proyecto de experimentación editorial, pues nada más acabar el número uno la idea comenzó a malearse, proyectando cada número con una idea diferente, tanto formal como conceptualmente.

Hoy definimos LA MÁS BELLA como un proyecto de reflexión, acción y experimentación en el mundo de la edición de arte contemporáneo, que impulsa y realiza proyectos artísticos específicamente pensados para ser editados por canales y métodos alternativos al mundo editorial convencional. Un proyecto que se concreta en varias vías de actuación: la edición de la revista experimental La Más Bella; los proyectos y programas de máquinas expendedoras de productos editoriales y artísticos Bellamátic, BolaBellamátic y Bellamatamátic; y la organización de talleres, presentaciones, charlas, ciclos de arte acción, etc. relacionados con la actividad editorial.



La Más Bella Anda

· ¿Cuántas ediciones de La Más Bella habéis realizado?

Desde 1993 La Más Bella ha publicado alrededor de 45 ediciones, las principales, unas 18, con una tirada de 1.000 ejemplares, y el resto con tiradas variadas entre los 25 y los 300 ejemplares, de ediciones especiales resultado de nuestros talleres de edición experimental o realizadas puntualmente por encargo para diferentes entidades artísticas: museos, centros de arte, festivales, etc.

· Actualmente colaboráis con gente que procede de lugares totalmente diferentes, ¿cómo se refleja esto en la revista?

En estos casi 20 años de vida, hemos contado con alrededor de 1.000 artistas, creadores y gestores culturales diferentes. El ámbito artístico y cultural de los mismos ha sido principalmente español, pero en los últimos tres años La Más Bella se ha internacionalizado a raíz de ser invitada por el Instituto Cervantes y otros organismos de acción cultural española en el exterior, a impartir talleres de edición experimental o a realizar ediciones especiales de la revista en eventos concretos, en un buen puñado de ciudades del mundo: Santiago y Valparaíso (Chile), Caracas y Maracaibo (Venezuela), Sao Paulo y Brasilia (Brasil), Tetuán y Casablanca (Marruecos), El Cairo (Egipto), Nueva Delhi (India), Nápoles (Italia), Cracovia (Polonia), Orán (Argelia), Riga (Letonia), etc., abriéndose la puerta de La Más Bella a artistas, creadores y gestores culturales de todas estas ciudades.

La Más Bella es, desde su nacimiento y hasta hoy, una revista de colaboraciones, que cuenta para cada nueva edición con el trabajo de artistas y creadores de diferentes disciplinas artísticas (artes plásticas, performance, vídeo, música, poesía, etc.), en torno a un tema o lema monográfico y un formato propuesto por La Más Bella.

La relación que mantenemos con nuestros colaboradores es siempre muy cercana, basada en lo que podemos denominar "capital afectivo". Prácticamente no es posible publicar en La Más Bella si no existe un entendimiento mutuo y una relación amistosa previa, pues sin ella es muy difícil entender el proyecto. Esta premisa, que nunca fue pactada previamente, sino que actúa por si misma en todo momento, influye de una manera determinante en los resultados del proyecto. Así las cosas, la inclusión en el mismo de colaboradores internacionales está experimentando cambios sustanciales en nuestra forma de gestionar y entender el proyecto.

En cualquier caso, una práctica habitual de La Más Bella ha sido siempre la de estar atentos a nuestros propios procesos "naturales" de cambios sin a penas pactar premisas, por lo que este cambio de "procedencia" supondrá seguramente en nuestro discurrir algo que aún no somos capaces de visualizar por completo.


· Supongo que al realizar una revista totalmente diferente a las que la gente está acostumbrada habréis recibido comentarios y reacciones de lo más diverso. Cuéntame alguna que te haya llamado la atención especialmente.

La Más Bella ha querido ser siempre un producto experimental en su formato y apariencia externa, acercándose a la idea de revista ensamblada o libro objeto que han cultivado y cultivan muchos artistas y colectivos a lo largo del siglo XX y XXI.

Aún así, en infinidad de ocasiones nos encontramos con comentarios del tipo: "pero esto que hacéis no es una revista" o "¿y la revista dónde está?". Nosotros defendemos que, pese a su rareza, lo es claramente, pues cumple con muchas de las características que una revista al uso posee: periodicidad, amplia tirada, contenidos, colaboradores, "secciones", "portada", etc. etc.

Nos gusta, por ejemplo, llamar "página" a cada colaboración, aunque estas sean una botella de vermut, un martillo de caramelo o una zapatilla deportiva intervenidas, o una performance vivida en el Teatro Pradillo, como ha ocurrido con gran parte de las páginas de nuestro último número.

Las reacciones más curiosas al respecto de nuestra revista siempre se han dado con "lectores", no habituados al mundo del arte. Personas, por ejemplo, que querían comprar la bolsa de tela contenedora de La Más Bella Grandes Éxitos, solo como tal bolsa, para meter los folletos y catálogos que habían recogido en los stands de la feria ARCO, desechando el resto de contenidos (el resto de páginas). Pero al fin y al cabo, es como quién utiliza El País para envolver el bocadillo del almuerzo.

Recuerdo también las penurias que pasamos en la aduana de Venezuela para explicar a una agente de aduanas que todos los objetos que llevábamos en nuestras maletas pertenecían y eran revistas de arte. La agente escuchaba seria y atenta nuestras explicaciones, y miraba sorprendida lo que sacábamos para corroborarlas. Al final nos dejó pasar, dándonos una "mordida" de 35 dólares a cada uno, como mínimo impuesto legal venezolano, por llegar al país con objetos no habituales en un turista.

La Más Bella Grandes Éxitos


 · Tengo entendido que además eres un artista de “acción”, háblame un poco sobre tus performances.

Como decía más arriba, LA MÁS BELLA ocupa el 80% de mi actividad artística y personal, así que solo me quedan 20 para el resto del día, pero colocándolos bien siempre se pueden atender otros proyectos e intentar realizar otros sueños. Ya que hablo en cifras, digamos que soy artista de acción al 10%, e intento alargarlo un poquillo más cuando la ocasión lo requiere.

Cuando acabé Bellas Artes era pintor. Hacia cuadros y collages, y no me iba del todo mal con esa práctica artística, pero pronto me di cuenta que el "arte acumulativo" y el "arte de pared" no eran lo mío, así que me centré en La Más Bella.

A través de ella, hacia el año 1997 comenzamos a conocer el panorama de la performance española y comenzamos a publicar trabajos de performance en nuestras páginas. Poco a poco la performance me fue interesando personalmente cada vez más, y pase a organizar eventos que la incluían, y de ahí a realizar mi primera performance (consciente) en el año 2000.

Después vino la característica que según creo más asienta el "enganche" a esta práctica: viajar y conocer gentes. Viajé con mis trabajos de acción a varias ciudades de España y del mundo, en algunas ocasiones aprovechando viajes de La Más Bella, y en muchas otras por invitación de festivales o eventos. Y el resultado fue dejarme enganchado para siempre.

Ahora, desde el año 2006, aunque no he abandonado los trabajos individuales, realizo trabajos de acción a dúo con la artista asturiana Roxana Popelka, que se están alejando cada vez más de la acción clásica, acercándose a un término más genérico, pero igual de resbaladizo, llamado "escena contemporánea".

Mi trabajo con Roxana Popelka está caracterizado por la conjugación de diversas (in)disciplinas artísticas: instalación, recitación, vídeo, etc., junto a una temática basada en la vindicación de lo cotidiano. La última acción del dúo Roxana Popelka + Pepe Murciego, ha sido, en este mes de septiembre, en el Instituto Cervantes de Cracovia (Polonia), bajo el título de À bientôt.


· ¿En alguna has llegado a experimentar dolor físico?

No me gusta el dolor físico en la acción, como tampoco me gusta el dolor en mi vida cotidiana. Hay artistas que trabajan con él, como material necesario, pero no comparto ese gusto.

Si que existe una acción, repetida en los últimos tiempos en más de una decena de ocasiones, que provoca justo lo contrario: placer físico. Aunque ese placer, por no ser cauto, se ha convertido a veces en cierto dolor, pero siempre después de la acción y no ante el público, detalle que es importante resaltar. Se trata de una acción llamada ¡Salud! en la que, poco a poco, con una cadencia o juego que puede recordar a una liturgia y utilizando una colección de corazones a modo de matrioska, me bebo una botella de vino tinto entera.


¡Salud!
· ¿Qué nuevos proyectos tienes pensados realizar en un futuro cercano?

Con La Más Bella seguir haciendo bellos números, seguir impartiendo bellos talleres por el mundo y seguir aumentando el capital afectivo.


Como artista de acción, estoy preparando un trabajo en trío llamado HOY, con Roxana Popelka y Belén Cueto, que se presentará en Madrid en enero o febrero de 2012.

También estoy dirigiendo con Roxana Popelka un documental, llamado Yo Castillo, Tú Castillas, pues nos encanta poner ganas y esfuerzos en (in)disciplinas nuevas para nuestra práctica, que no controlamos completamente. Ya hicimos con otras dos amigas un cortometraje o falso documental el año 2010 llamado 38 Toneladas.


· Muchas gracias Pepe, esperamos verlos pronto.

Muchas gracias a ti María.
Suerte con NINGUNEARTE.COM






No hay comentarios:

Publicar un comentario